loader image

¿Te ha pasado que intentas cambiar de hábitos de alimentación y de vida, y no lo logras sostener en el tiempo?

¿Has intentado absolutamente todo, pero no logras ser constante?

Antes de tener el estilo de vida que tengo hoy, sufría de problemas digestivos e inflamación intestinal

Pensaba que mejorar era difícil. Que tenía que dedicarle mucho tiempo, y debía sacrificar el placer de disfrutar la comida.

Las creencias que había adquirido y las experiencias anteriores con métodos enfocados en dietas estrictas, me limitaban a poder vivenciar los beneficios de la buena calidad de vida.

Para mí, el comer es un momento de placer para disfrutar el sabor, los colores y los aromas de la comida.

Mucho más cuando la experiencia se comparte con otras personas.

El cuidar tu salud y querer verte bien no tiene que arrebatarte ese momento y la conexión tan especial con la comida.

No quiero que seas la persona más triste comiendo solo lechuga.

Mi propósito es que tu decisión de preferir comida real y tener hábitos saludables, sea una elección natural en tu día a día, porque te hace sentir bien.

Porque te amas y honras tu cuerpo.

Una decisión que te haga verte y sentirte mejor.

El primer paso para tomar esa decisión es que entiendas algo clave:

Si no has logrado antes cambiar tus hábitos,
no es tu culpa.

No es mala suerte, no es tu débil voluntad, simplemente has usado la estrategia incorrecta.

Piensa en esto: comer es un conjunto de decisiones.

Se calcula que se toman un promedio de 226 decisiones al día sobre comida. En las que se incluye qué comer, cuándo, dónde y con quién.

De hecho, está comprobado que solo somos conscientes en un 5% de nuestras decisiones y pensamientos.

Por eso esa idea que tenemos de “quiero comer mejor” tiene pocos casos de éxito.

Generalmente tratamos de cambiar todas esas decisiones al mismo tiempo usando solo nuestra fuerza de voluntad.

Pero lo hay que entender es que:

Gran parte de tus decisiones de comida son hábitos automáticos e inconscientes.

A veces ni siquiera tenemos identificados a esos hábitos que no nos dejan sentirnos como queremos.

O sabemos exactamente qué es lo que tenemos que cambiar, pero por alguna razón, las buenas intenciones no son suficientes para eliminar estos hábitos que perjudican tu salud.

Piensa en ese día que, sin saber cómo ni por qué, ya te habías terminado todo el paquete de galletas cuando te prometiste comer más fruta.

Esa culpa que sientes te lleva a no querer intentarlo de nuevo y a pensar que no eres bueno/a para esto.

Te conformas con los hábitos viejos que solo estrangulan tu bienestar, tu estado de ánimo y autoestima.

Sin mencionar que además son peligrosos para tu salud.

¡Tienes que hacer algo al respecto cuanto antes!

Necesitas mejorar tus hábitos para verte y sentirte más saludable hoy y en el futuro.

Creo firmemente que tú tienes el poder de transformar tu vida para verte y sentirte mejor.

Y te voy a acompañar y ayudar a:

N

Mejorar tus hábitos de alimentación permanentemente.

N

Renovar el diseño de tu rutina diaria de forma saludable.

N

Mejorar tu salud de forma increíble.

N

Mejorar tu salud de forma increíble.

Conseguirás instaurar nuevos hábitos de forma progresiva, eficaz y definitiva.

Comprenderás el por qué de esos cambios y hacerlo con ganas e ilusión.

Buenas digestiones, mejorar el sueño, disminuir la inflamación, lograr un peso saludable, aumentar tu vitalidad, mejorar la concentración y claridad mental.

No importa lo mucho que lo hayas intentado sin éxito, tu edad o los hábitos poco saludables que hayas mantenido todo este tiempo.

 

Tú y solo tú, tienes el control para convertirte en una versión más saludable de ti.

En este espacio, quiero darte todas las estrategias prácticas y herramientas que necesitas para mejorar tus hábitos diarios y por fin darle ese giro saludable a tu vida que has estado esperando.

U$D90

U$D45

Pago mediante tarjeta de crédito o Paypal.

ARS13500

ARS6750

Pago mediante tarjeta de crédito o Mercado Pago. Sólo para ARGENTINA.